¿Un kamikaze responsable del atentado terrorista a la Escuela General Santander?

La detonación de un artefacto explosivo contra la Escuela General Santander podría tratarse de un hecho sin precedentes en la historia de la violencia colombiana. Información que está pendiente de ser confirmada indica que un hombre logró entrar hasta el lugar violando los controles de seguridad.

El vehículo quedó registrado por cámaras de seguridad. Unas primeras versiones indican que se movilizaba a alta velocidad por la autopista sur y que al llegar a la Escuela, habría violado los controles de la guardia y pasó por encima de los conos ubicados en la portería. Aunque los auxiliares habrían abierto fuego al vehículo, este terminó estrellado con los alojamientos y estalló, dejando por lo menos a nueve personas muertas. Un primer gran interrogante es si la explosión se debió al choque o que contaba con un dispositivo de activación.

Hasta el momento, ningún grupo armado se ha atribuído la responsabilidad sobre el atentado. Las autoridades trabajan en confirmar la forma en que se realizó el ataque y qué tipo de explosivo pudo haber sido usado. La Embajada de Estados Unidos ofreció asistencia en la investigación.

La escuela de cadetes general Santander es una de las instituciones más insignes de la Policía, allí es donde se forman los futuros oficiales. De esas aulas se gradúan cada año varios contingentes en el grado de subtenientes. Se trata del Alma Máter de todos los comandantes y directores que ha tenido la Policía.

De llegarse a confirmar el ataque por parte de un kamikaze se trataría de un hecho sin precedentes en la historia colombiana. Ni siquiera en la peor época de Pablo Escobar, el capo logró entrar a las instalaciones de la Escuela General Santander para detonar un artefacto de este poder. El sanguinario narco llegó a capaticitar a sicarios que estaban dispuestos a asumir misiones de alto riesgo en las que sabían que con seguridad serían detendios o que si no se rendían serían abaleados por los escoltas de la víctima. Pero no hay antecedentes sobre un criminal que asuma su misión con la certeza de que perpetrarlo le costará la vida.

Hace un año, para esta misma fecha, el ELN protagonizó un cruento ataque terrorista contra una estación de la Policía en Barranquilla que dejó a cinco agentes muertos. En este caso, fue capturado Camilo Bellón como principal sospechoso de ejecutar el acto terrorista. A esta hora, el presidente Iván Duque se reúne con los jefes de los organismos de seguridad para evaluar la situación.

Las autoridades deberán evaluar también otra versión según la cual una camioneta de platón intentó entrar a la Escuela pero fue detectada por un perro adiestrado para advertir explosivos. Ante esto el vehículo habría acelerado, roto la talanqueras y habría arrollando a varios policías en su camino para finalmente explotar. Si los hechos tuvieron este desarrollo una vez más el interrogante es si la detonación del carro bomba se derivó de la persecusión o si el responsable del vehiculo activó la explosión del mismo una vez logró su cometido de irrupir en las entrañas del complejo de la Policía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *