Un terremoto de magnitud 6,4 sacudió el sur de California

Un potente terremoto de magnitud 6,4 sacudió este jueves el sur de California y se dejó sentir con fuerza en la ciudad de Los Ángeles.

El Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) situó el epicentro del sismo, que se produjo a las 17:33 GMT (10:33 hora local), a unos 12 kilómetros al suroeste del valle de Searles y en la zona del desierto de Mojave, en California.

El temblor registró una profundidad de 8,7 kilómetros.

Horas después del sismo, el gobernador de California, Gavin Newsom, declaró el estado de emergencia debido al daño causado en edificios, vías y en servicios eléctricos, de gas y de agua, que ocasionaron incendios, además de las evacuaciones en el condado de Kern, el más cercano al epicentro.

Es el terremoto de mayor intensidad registrado en California desde 1999, según informó en conferencia de prensa la sismóloga Lucy Jones, del Instituto Tecnológico de California (CalTech).

«El terremoto de Ridgecrest está teniendo una robusta serie de réplicas. Ha habido seis eventos de más de magnitud 4 y 30 de al menos magnitud 3 en los primeros 90 minutos. Eso significa que habrá muchas más réplicas hoy», tuiteó posteriormente Jones.

Intensidad
El terremoto fue de una magnitud similar al mortal sismo de Northridge en 1994, de 6,7, que dejó más de 50 fallecidos y ocasionó destrozos en residencias y autopistas.

La diferencia, sin embargo, es que el epicentro de aquel terremoto fue en el valle de San Fernando, más cerca de centros urbanos, mientras que el de este jueves tuvo como epicentro el valle de Searles, una zona remota a unos 240 kilómetros de Los Ángeles.

La ciudad más cercana al epicentro del sismo es Ridgecrest, de unos 29.000 habitantes.

«Hay vidrios rotos por toda mi casa, mis lámparas se rompieron. Es el terremoto más fuerte que he sentido en toda mi vida, y voy a cumplir 73 años», le dijo a la cadena NBC Katie Woods, residente de Ridgecrest.

La cadena CNN mostró imágenes de una casa incendiándose en la misma ciudad, pero no está claro si está relacionado con el temblor.

La alcaldesa de la ciudad le dijo al canal que algunas personas habían sido golpeadas por objetos que se caían de los edificios y que algunas tuberías de gas se habían roto.

«Estamos acostumbrados a los terremotos pero no de esta magnitud», dijo la funcionaria.

El presidente estadounidense, Donald Trump, declaró a través de Twitter que todo parecía indicar que la situación estaba «bajo control».

Poco después del sismo,Brian Stevens, del departamento de bomberos del condado de Los Ángeles, dijo a la cadena NBC que de momento no hay reportes de daños ni heridos en la ciudad.

La sismóloga Lucy Jones señaló al diario Los Angeles Times que el temblor ocurrió lo suficientemente lejos de la temida falla de San Andrés, pero advirtió que no reduce la posible ocurrencia del llamado Big One, el terremoto de gran magnitud que, según los científicos, con toda probabilidad golpeará California en los próximos 25 años.

La falla de San Andrés atraviesa de norte a sur esta región de la costa oeste de Estados Unidos.

El temblor de este jueves sorprendió a miles de personas que celebraban el 4 de julio, Día de la Independencia, en diferentes ciudades del sur de California.

Fuente: BBC Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *